¿Se puede poner un plano de Google Maps en la web?

 
Cuando se incrusta un plano vinculado de Google Maps en la web se están instalando cookies de terceros, por lo que se debe informar al usuario que al acceder a la web se instalan este tipo de cookies, indicando el nombre de la cookie, el propietario (Google), la finalidad y su caducidad.

Para evitar poner esta información en la política de cookies y pedir el consentimiento para su instalación en el navegador del usuario, lo mejor es poner un gráfico del mapa sin ninguna vinculación real a Google Maps (por ejemplo una captura de pantalla), pudiendo poner un enlace en el mismo gráfico para que abra otra ventana del navegador que nos dirija a la web de Google Maps con las coordenadas que queramos (por ejemplo nuestra dirección).

De esta manera nuestro web no instalará directamente las cookies de Google Maps y la responsabilidad pasará a ser directamente de Google, ya que será en su web donde se van a instalar las cookies y será su deber el informar o pedir el consentimiento.