¿La transmisión de datos a una entidad financiera por un cliente para efectuar un pago (p. ej., de la nómina de sus trabajadores) y de ésta a la entidad del destinatario son cesiones de datos?


¿Sería necesario en estos casos el consentimiento de los afectados?
 
En este supuesto existirán dos cesiones de los datos del destinatario de la transferencia: una del pagador a su entidad y otra entre ambas entidades.

Ninguna de las dos entidades tendrá la condición de encargado del tratamiento de quien ordena el pago.

Las cesiones no precisan del consentimiento del destinatario, dado que serán necesarias para el pleno cumplimiento de la relación jurídica que vincula al pagador y al destinatario y justifica el pago.